Arch Enemy | Will to Power [2017]

2018-04-04 Dejar un comentario
Lista de Canciones
  • 1. Set Flame to the Night
  • 2. The Race
  • 3. Blood in the Water
  • 4. The World Is Yours
  • 5. The Eagle Flies Alone
  • 6. Reason to Believe
  • 7. Murder Scene
  • 8. First Day in Hell
  • 9. Saturnine
  • 10. Dreams of Retribution
  • 11. My Shadow and I
  • 12. A Fight I Must Win

Desde incluso antes de la salida de Angela Gossow como vocalista de la banda, Arch Enemy hace rato que viene entregando discos bastante mediocres y faltos de creatividad. Con la llegada de Alissa-White Gluz, las miradas se fueron todas hacia ella y su nueva labor como frontwoman de una banda que alcanzo tanto éxito como yo creo que Amott nunca se imaginó. El problema de Arch Enemy, a mi modo de ver, se transformo en una banda dedicada al “Fan Service”, es decir, que compone y entrega materiales de lo que sus fans más acérrimos esperan, sin tomar ningún tipo de riesgos, yéndose a la segura y entregando un material un tanto mediocre pero efectivo.

 

Lógicamente, para quienes buscamos algo novedoso y con algún dejo de inocencia también, buscando algún tipo de evolución o buscando riesgos, pues de entrada se encontrarán con algo opuesto a eso. El combo liderado por Michael Amott y su eterno compinche Sharlee D’Angelo en el bajo esta decidido a entregarnos placas con nada de riesgo y temas al hueso, directo a lo que vinimos. Para los fanáticos fieles, este disco será una joya, para los que nos aburrimos en algún punto (creo que “Doomsday Machine” fue el ultimo gran disco de AE), es simplemente más de lo mismo.

 

Ahora, para ser un poco justos, el álbum tiene una producción envidiable, a cargo del mismísimo Amott ¿y quién más podría ser? Nadie mas que su creador saber como debe sonar Arch Enemy. Grabado en los estudios del famoso Jens Bogren, quien ha participado en mas producciones de las que me puedo recordar. A mi mente se vienen bandas como Katatonia, Kreator, Amorphis, lo cual significa calidad asegurada, al menos en el aspecto técnico.

 

Directo a lo que vinimos. “Will to Power” parte con “Set the Flame to the night”, pequeño instrumental que nos conecta con el real comienzo que es “The Race”. Tema efectivo y con el sonido característico de los suecos. Un riff en la vena thrash/crossover y con una agresiva y efectiva Alissa que dispara las primeras letras con la potente voz gutural que la caracteriza, la que nunca se aleja de su antecesora y mentora Angela Gossow. Estaría mintiendo si dijese que la calidad vocal es mala, muy por el contrario, Alissa ya se ha ganado el sitial que ostenta y lo defiende bastante bien. Aun así “The Race” a mi criterio, pasa sin pena ni gloria. “Blood in the Water” es un poco mas variada, un poco más comercial también y mucho más melódica que su antecesora. Aun así, no logra despegar y nos muestra un Arch Enemy nuevamente repetitivo y sin luces para brillar. Destaco eso si la base rítmica firme y aun así nos entretiene, no me molestaría estar leyendo o jugando algo con esto de fondo.

 

“The World is Yours” es el primer tema que nos trae algo de esperanzas y es que no se puede negar el comienzo vertiginoso que nos entregan los suecos, efectivo, fresco y agresivo. En la sección media es cuando nos recuerdan lo melosos que se convirtieron, aplicando la dosis de melodía que encuentro tan forzada e innecesaria a ratos. De todas formas, es uno de los destacados de lo que va el disco. “The Eagle Flies Alone” retorna a la tranquilidad con un mid-tempo bien logrado pero predecible, la formula esta desgastada y es imposible no notarlo. De todas formas, tiene una estructura solida y logra entretener. A estas alturas creo que es un disco que, si no remonta de alguna forma, se ira directo al olvido.

 

“Reason to Believe” nos entrega otro tema en la línea de su antecesor. Partiendo con unas guitarras acústicas que entrelazan con un punteo melódico y una línea vocal de Alissa que nos sorprende. ¡por fin un riesgo en este Arch Enemy 3.0! y a mi por lo menos me agrada. Las primeras voces limpias que he oído desde que ingreso a la banda para grabar el ya listo “War Eternal”, las cuales no se oyen forzadas y fluyen naturalmente en la estructura del tema, un gran acierto a mi modo de ver o al menos algo nuevo que oír, nada de mal.

 

“Murder Scene” arremete nuevamente con un tema rápido marca registrada de Amott y compañía, pero que concorde a que avanza, decae en energía y termina siendo un calco de cosas ya hechas antes. Riff rápido, sección intermedia con algún punteo melódico y el coro para volver a repetir lo mismo nuevamente. Mas de lo mismo e infumable, únicamente el solo vale la pena rescatar, bastante inspirado y la sección rápida que le sigue está muy bien hecha, en la vena “powermetalera” de la escuela Helloween.

 

“First Day in Hell” con una intro calma, con aires medios orientales que desencadena en un mid-tempo que a su vez evoluciona en un galope bastante entretenido, en la vena de los clásicos Iron Maiden o unos mas modernos Iced Earth. Todo esto arruinado nuevamente por esa manía de meter un punteo melódico que lo único que logra es romper lo logrado. Amott debe replantearse su forma de componer de manera urgente.

 

“Saturnine” es un pequeño instrumental, compuesto de unos teclados muy simples y un punteo melódico bien oreja el cual da cierre al tema anterior. Acto seguido tenemos “Dreams of Retribution” que es consecuente con el cierre anterior y parte de la misma forma, pero al explotar y entrar la banda de lleno, nos encontramos con un tema intenso, nuevamente en corte crossover, “in your face” y con esta faceta se les ve y oye bastante cómodos. La rapidez se ve interrumpida – como es ya de costumbre- por la sección intermedia con el punteo melódico predecible y nos devuelve a lo vertiginoso nuevamente. Creo que es hora que Amott busque un productor que aporte nuevas ideas y los saque de la zona de confort en la que creen estar. Para ser justos, debo destacar este tema como el segundo tema a rescatar de este disco, y es que la sección de solos está muy bien lograda e igual tiene un dejo de “prog” que al final me termino agradando. Definitivamente un punto alto del disco.

 

“My Shadow and I” es otro mazazo, parece que lo mejor del disco estaba aguardando al final. Rápido y mas en la vena del death metal moderno (guardando las proporciones). Sección mid-tempo al llegar al coro y una pequeña dosis de melodía para nuevamente meternos en el torbellino de rapidez que es el hilo conductor en este tema. Un grito desgarrador de Alissa y un pequeño solo antecede a la sección de solos de pura calidad. El resto del tema es más de lo mismo.

 

“A Fight I Must Win” es la encargada de cerrar el disco y bueno, la verdad es que tampoco me esperaba mucho de esta canción y por lo mismo no me defraudo. El comienzo intenta generar un aire épico, al cual le sigue un punteo con un aire demasiado comercial, melódico forzado como para corear en directo. Un riff muy en la vena heavy metal y que se encausa en un riff mid-tempo bastante flojo. La sección intermedia es simplemente horrible. ¿En que momento Arch Enemy se transformó en esto? No lo sé, pero no termina de gustarme. El tema no logra despegar en ningún momento y nos quedamos a la espera, siendo muy ilusos, de que en algún momento pudo mejorar.

 

Los bonus track para la versión japonesa (malditos japoneses, siempre les brindan lo mejor) es “Back to Back” tema original de Pretty Maids. El tema original esta envuelto en un aura ochentera de la época, con un riff ganchero y característico de lo que es el heavy metal. Arch Enemy lo ejecuta de manera impecable, nada que decir. Aun así, me sigo quedando con la original. “City Baby Attacked by Rats” es el segundo bonus track y es original de GBH, banda hardcore punk inglesa. Este tema les queda mucho mas cómodos, Alissa se escucha mucho mas en forma acá y estos dos temas nos dan una idea de que es lo que estuvieron escuchando el combo sueco antes de componer este disco.

 

En resumidas cuentas, este Arch Enemy actual no es ni la sombra de lo que fueron en sus inicios Entregados a solo complacer a las masas, carentes de originalidad y atrapados en su formula que si en algún momento fue efectivo, ahora el abuso de esta misma los esta dejando sin ideas y transformándolos en una caricatura de ellos mismos.

 

5 de 10 y solo siendo bastante generoso.