Gorillaz en Chile, 2018: Todos son bienvenidos

2018-04-10 Dejar un comentario

Gorillaz

Son las 7 o un poco más, y comienza a entrar la gente al recinto. Largas filas nutren el pavimento que rodea el Movistar Arena. El sol aún tiene potencia de hacer sudar a algunos, y recurren a gorros y bebidas para contrarrestarlo. Una vez adentro, la gente conversa y espera. De a poco los asientos. que hace 15 minutos estaban vacíos, ahora son ocupados y guardados para conocidos y familiares. 8:45 pm y comienzan los aplausos reclamando la presencia de la banda. El típico coro característico de conciertos (Ohhhh Ohhh Ohh Oh) nace a las 8:50 y se prolonga por pocos segundos.

 

8:55 y los aplausos otra vez se hacen presentes. 9:00, 9:05, y el patrón de aplausos y gritos se convierte en tradición rápidamente. Y es que hay confusión. Intriga. Un afiche en internet señalaba la hora de inicio a las 9:00 y otro a las 9:30. Pueden ser solo 30 minutos de diferencia, pero para una masa de fanáticos ardientes, parecen días.

 

La emoción carcome todos los cuerpos del recinto. 9:10, y las luces que apuntan al techo de la cúpula se apagan. La música de fondo que se encarga de entretener a la gente disminuye. Es hora. La euforia y la energía se recargan y todos sacan sus celulares para registrar aquel momento histórico. Son las 9:15 y las luces cambian de color apuntando al público, mientras que la vibración de la guitarra inicia junto con M1A1. Es oficial, Gorillaz está haciendo su debut en Chile en ese preciso instante. Ya no es un sueño, ya no es fantasía. Están ahí, tocando y calentando a la gente.

 

La eterna introducción climatiza con la batería y todos los instrumentos en conjunto. La gente salta y grita. La voz de Damon se alza y todos corean al mismo tiempo.  Y es aquí cuando se me viene a la cabeza el primer pensamiento: “Que buena forma de comenzar”- Era evidente. Una canción como esa tiene toda la potencia necesaria para crear un ambiente de confianza y locura. Jugar con la nostalgia fue esencial. En cierta forma, me siento agradecido de que fuera esa, a que abrieran con Ascension, tema de su último disco, Humanz.

 

Segunda impresión: “¿Qué pasa con el sonido?”. Creo que todos pudimos notarlo. Varias personas murmuraban. “Suena como el orto”, escuché por ahí. Y tenía razón. Pero que más se puede pedir a estas alturas, cuando estaban en frente de nosotros, dándolo todo allá arriba. Te acostumbras al sonido, e inteligentemente lo adaptas a tu cuerpo. No importa. Están allí, hay que entregarse.

 

Last Living Souls quizás fue una sorpresa para muchos. Aquellos que no estaban pendientes del setlist que Gorillaz ha estado presentando en esta gira. Pero es algo increíble de todas formas para los que ya sabíamos de esto. El éxtasis se mantiene, pero aún está domesticado. Nos concentramos en cantar y sentir cada melodía que se nos otorga, mientras que las pantallas muestran imágenes, creando la ilusión de que aquellos gigantescos espectros nos vigilan y no estudian desde arriba.

 

29089838 233261797244376 2791801932937691136 N

El inicio recorre más bien grandes clásicos de la banda. Himnos de sus primeros discos, y de los que son un poco más recientes. Obviamente, también haciendo honores a aquellas que conforman su último disco que da nombre al tour. Un poco de Demon Days, un poco de Plastic Beach. Regresamos a su homónimo, y volvemos a su último trabajo. Canciones escogidas con pinzas.

 

Creo que son pocos los grupos que poseen esa habilidad de manipular el ambiente, tan fácilmente de un segundo a otro. En un minuto puedes sentir la ferocidad de Damon Albarn mientras canta Charger, para después estar en medio de una pista de baile sonando Strobelite de fondo, con la increíble voz de Peven Everett. Las luces moradas y azules ayudan a crear un clima de discoteque única que te hace desear una velada eterna.

 

Luego de varios recorridos por la memoria con temas como El Mañana, Meloncholy Hill, 19-2000, entre otros, llega un momento icónico cuando entendemos que es lo que Damon nos está diciendo. Menciona algo sobre una nueva canción. Un disco. Un debut. Es una nueva canción que hace su debut en nada más y nada menos que en territorio chileno. “Esta canción se llama Hollywood” dice Albarn, acompañado de los aplausos del público.

 

28764312 178927102739754 5017360248063655936 N

Una tonada cálida, melódica y abilable. Pasional. Que mece el mar de gente que llena la cancha. De izquierda a derecha, y de derecha a izquierda. Una bella interpretación con un coro angelical excepcional y bastante completo. Las preguntas son: ¿Cómo se llamará el próximo disco? ¿Cuándo saldrá? ¿Estará esta canción? Solo queda esperar.

 

De repente la calma llega a su fin. Porque Garage Palace es presentada por Little Simz. Un vozarrón que sorprendió a todos los asistentes. Animosa, y violenta. Capaz de devolverle la energía, previamente guardada, para saltar, gritar y perderse en su excentricidad. Luego de su última nota, los clásicos siguen. Un par de Demon Days, un par de Plastic Beach. Hasta que De La Soul sube al escenario, y todos saben que va a pasar.

 

Chile, ¿son divertidos?” pregunta Vincent Mason a la multitud. Se acerca a Damon y le sonríe. “ eres un hombre divertido” le dice Damon a Vincent mientras éste le contesta con la misma frase. Pide silencio, y lanza su característica carcajada. El bajo comienza a sonar y todos gritan el verso de Feel Good Inc. La fiesta comienza una y otra vez. Bailes y aplausos alimentan el Movistar Arena. De la Soul se despide y suenan los siguientes acordes. “Termina” con una canción que me dejó satisfecho. En ese momento pensaba “Si termina ahora, sería feliz de todos modos”, pero recuerdo “Aún falta Clint Eastwood”.

 

10:35 y kas luces se apagan. Oscuridad. Los focos que apuntan al techo aún no se prenden. Estamos en medio del bis. ¡Esto no acaba señores! 5 minutos de intriga, pero de pensamientos inseguros. “No puede terminar”. No se escucha, pero se percibe. La gente saca sus celulares de forma simultánea, y como si estuviese ensayado, prenden sus linternas creando un cielo artificial completamente estrellado. Una postal hermosa que no olvidaré jamás. Y que me hace recordar que todos tenemos algo en común. Me hace recordar que la música une personas, sea cual sea el lugar en el que estén. Platea alta, platea baja, cancha, tribuna. Todos son estrellas en ese instante.

 

Las estrellas siguen brillando y meciéndose, y después de varios gritos y aplausos, Hong Kong reanuda el concierto, preparando a la masa para lo que se viene. La segunda y última parte del show. Están tranquilos, pero quieren más. Y lo consiguen de inmediato, con la tonada de Kids With Guns. Y al terminar, sin previo aviso y sin descanso. Sin melódica que suene en la oscuridad, como ya era costumbre de Damon, la batería da pie a lo que es Clint Eastwood. LA canción de Gorillaz.

 

29401015 1892203004154229 763748449127497728 N

Todos esperan que sea eterno. El coro es repetido una y otro y otra y otra vez. Con música, o a capela. Incluso, pensando que ésta daría fin a la cita del mes. Todos gritando, y llorando porque saben, saben que el final se acerca. Pero no. Gorillaz se niega a eso y cierra gentilmente con Don’t Get Lost In Heaven y Demon Days en respectivo orden. Con Damon Albarn despidiéndose de la multitud y los músicos siguiéndole el paso. El coro se encarga de escribir la última línea de esta carta. 11 en punto y suena la última nota. La pantalla es la única que queda, mostrando la última animación, apagándose lentamente.  11 en punto. Creo que nunca había visto a un grupo tan puntual.

 

Las luces se mantienen apagadas y una canción suena de fondo. Ha terminado un debut soñado. Las luces superiores se encienden y comienzan a desalojar el lugar. Una reunión de generaciones se va triste, pero con una sonrisa en el rostro, pensando en la próxima fecha. Algunos comentando su parte favorita del show, y otros quejándose porque no escucharon su canción favorita, como fue mi caso con DARE. Solo digo que hubiese sido bellísimo.

 

El calor corporal se fusiona con el frío del exterior. Todos vuelven a sus casas con el bello recuerdo de haber podido presenciar uno de los momentos más importantes en la historia de la música. Algunos esperaron 20 años, otros quizás 2 o 5. No importa, el fervor es el mismo y ahí dentro, en esa cúpula que albergó tanto talento, todos son bienvenidos. Todos coreamos y bailamos al mismo ritmo con la misma emoción.

 

Gorillaz, vuelvan cuando quieran, pues el alboroto y compromiso siempre será el mismo. Así lo comprobó Damon con Blur y en solitario. Así es Chile. Así es Latinoamérica. Así son los fans.

 

Por Alan Hover Z.