Judas Priest | FIREPOWER [2018]

2018-05-07 Dejar un comentario
Lista de Canciones
  • Firepower
  • Lightning Strike
  • Evil Never Dies
  • Never the Heroes
  • Necromancer
  • Children of the Sun
  • Guardians
  • Rising from Ruins
  • Flame Thrower
  • Spectre
  • Traitors Gate
  • No Surrender
  •  Lone Wolf
  •  Sea of Red

Hablar de Judas Priest, es hablar de toda una escuela del heavy metal. Fueron parte fundamental de la NWOBHM junto a los grandes de Iron Maiden, Motörhead, Saxon, entro otros, forjando el sonido clásico que todos conocemos hoy en día y que al solo escuchar podemos decir ¡sí, esto es heavy metal! Lo reconoces inmediatamente, ni si quiera lo cuestiones y eso es gracias a bandas como los “Metal Gods”.

 

¿Porque todo este ejercicio de memoria? Parece estar de más. Claro, todos quienes nos llamamos fanáticos del heavy metal lo debiésemos tener claro, de hecho, estoy seguro que así es. El problema es que cuando te adentras en estas vertiginosas y (hasta podría decir infinitas) aguas del metal y te sumerges de tal manera en que vas divagando entre todas las corrientes que existen, es ahí cuando olvidas los inicios y de donde empezaste. Cuando te topas con algo nuevo de Judas Priest y estas acostumbrado ya a otros ritmos, parece ser algo poco novedoso, algo que ya has escuchado muchas veces en otras bandas, algo hasta repetitivo.
 

Ahí te das cuenta que perdiste la capacidad de asombro, ya pocas cosas te satisfacen musicalmente y hasta sigues una que otra solo si es que hacen algo novedoso, gran error. Hasta que los Metal Gods lanzaron este nuevo esfuerzo (a su edad, claro que lo es) tituladoFIREPOWER y me recordaron que el metal también es pasión, es fanatismo, es diversión y no solo tecnicismo o cuanto mas allá puedes evolucionar. También están los clásicos para disfrutar y volver a los 15, a cuando empezaste a escuchar metal y no sabias nada mas que lo que oías al mismo tiempo en esa roñosa casetera, todo eso me lo recordó “FIREPOWER” lo nuevo de Judas Priest.

 

49 años de su fundación como banda y con una vitalidad increíble, sonando incluso mejor que bandas nuevas, con la que pareciese la premisa de ¡hey, los dioses del metal volvemos a ocupar el trono!, es lo que nos depara este nuevo esfuerzo de los Metal Gods. El disco numero 18 de la carrera de los británicos contiene 14 temas nuevos, poniéndolo como el segundo disco mas extenso de su carrera, solo por debajo del pretencioso “Nostradamus” del 2008 (disco doble). Con una duración de 58 minutos, este “FIREPOWER” se corona como uno de los discos mas prolíferos hechos en su carrera.

 

Inevitablemente vienen las comparaciones a mi cabeza, con su antecesor “Redeemer of Souls” que sonaba un poco forzado en sus composiciones, con el fallido conceptual “Nostradamus”, con el emotivo retorno de Halford en “Angel of Retribution”, los experimentales y fallidos (pero no malos) “Demolition” y “Jugulator” con Tim “Ripper” Owens en las voces hasta llegar al majestuoso “Painkiller” y es ahí donde ubicaría a este nuevo esfuerzo, es el sonido continuista de este en cuanto a ganas, rapidez, agresividad junto a la interpretación magistral comandada por el inmortal Rob Halford, que si bien, no supera al incombustible “Painkiller”, si tiene toda la clase y expresividad que transmite la misma vibra de su antecesor espiritual. Mucho de este sonido nuevo, fresco, pero con toda la vibra old school también es responsable del quien asume la producción del disco; nada menos y nada mas que Andy Sneap quien además se esta desempeñando como segunda guitarra en vivo para Judas Priest y ha sido el encargado de producir a una cantidad de bandas y tiene la increíble capacidad de adaptarse y saber capturar el sonido de las bandas. En este caso con los metal gods, el sonido y resultado final son increíbles.

El primer tema en asomar es el que da nombre a este LP y Judas Priest te vuela la cabeza desde el segundo 1, son los Metal Gods en carne propia y lo sabes de inmediato. Con un riff inicial que te invita a mover la cabeza enseguida, Travis como ametralladora en la batería y una vitalidad impresionante. El coro simplemente es demoledor y Halford ataca con sus agudos agresivos acompañados con voces mas profundas y hasta guturales en algún punto, el trabajo vocal es impresionante y lo mejor es que no suena forzado, suena consecuente, poderoso e impotente. Simplemente impresionante y solo es el tema uno.

 

“Lightning Strike” arremete en tono más mid-tempo, pero no por eso menos efectivo. Ataca desde el comienzo, como explosión con un riff al ataque imponente, directo, headbanging automático es lo que provoca. Halford entra controlando su voz, siguiendo la línea melódica que entrega el ritmo de la música y explotando en el coro, donde nuevamente vuelven los letales agudos de manera precisa. Sin duda alguna, es un tema que en vivo debe sonar perfecto. Además, este fue el tema elegido para ser el primer single de la placa y vídeo. Ya sabemos porque, enganche automático.

 

“Evil Never Dies” en la misma línea del anterior, estructuras similares, pero para anda iguales. El riff principal también es envolvente y te invita a la clásica coreografía de la dupla Downing y Tipton (inserte meme pordiosquerecuerdos.jpeg), la voz de Halford brilla por si sola, el coro está hecho para los directos con el afilado “Evil… Never Dies” que escupe con agresividad utilizando sus agudos letales. Los solos son de la firma y factura de Tipton/Downing, aunque este último no este, siendo reemplazado ya hace un tiempo por Richie Faulkner, quien absorbió e hizo parte del sonido Priest o al menos eso es lo que se transmite.

 

La primera baja de revoluciones viene con la épica “Never the Heroes”, en plan más tranquilo, pero sin perder potencia en ningún momento. Halford demostrando que no solo es capaz de hacer temas con energía a tope, lleno de agudos gritos despiadados, también tiene la capacidad de utilizar su voz en temas que requieren mas poder interpretativo y versátiles. Consigue emocionar con sus líneas vocales y hacer un coro espectacular. En vivo este tema funcionaria bastante bien.

 

“Necromancer” te despierta de inmediato con un riff afilado y que devuelve las revoluciones a 1000 marca registrada de los “metal gods”, solos de increíble factura a mando de la dupla Faulkner/Tipton y la base rítmica de Ian/Travis solida como siempre, pocas bases son tan solidas como está. “Children of the Sun” en plan mid-tempo nos trae nuevamente a los Priest épicos, “coreables”, emotivos y explosivos cuando deben serlo, ¡qué clase es la que tienen estos veteranos!

 

“Guardians” es un pequeño corte instrumental con un piano y teclados muy emotivos, una duración corta de 1:06 que va incrementando su intensidad con la dupla de guitarras que se incorporan y
sumando la base rítmica para conectar perfectamente con “Rising From Ruins”, tema que sus guitarras me recuerdan a la maravillosa “Victim fo Changes”. Son 5:23 minutos de maestría que solo Judas Priest puede conseguir, simplemente un lujo.

 

“Flame Thrower” nos trae de vuelta a los “metal gods” pachangueros que nos gustan tanto. Con una melodía vocal un tanto juguetona de Halford y un riff ganchero que no te suelta en ningún momento. El coro es muy “catchy” y la melodía vocal en esta parte es perfecta. La base rítmica como siempre impecable, los solos son potentes y efectivos. “Spectre” es el segundo tema elegido para ser single y vídeo. Es un tema mas calmado que los anteriores pero el riff es tan envolvente, de verdad te atrapa en el vaivén que provoca, al menos a mí, me provoca mover mi cabeza de forma especial con esta canción. El ritmo del coro es muy consecuente con la intención del tema. En la parte intermedia es donde podemos darnos cuenta del como Halford ha sido inspiración para muchos, incluyendo al gran King Diamond, en una muestra de teatralidad, interpretación y versatilidad impresionantes, la cual, King Diamond supo capturar perfectamente.

 

“Traitors Gate” es simplemente una aplanadora y nos devuelve de un golpe la rapidez y agresividad similar a los tiempos del “Painkiller”. En un comienzo engañoso, como partida falsa con guitarras acústicas y una melodía tranquila que explota de improviso con un riff simplemente demoledor. La línea vocal es simple pero efectiva, el coro es demoledor y ya hacia el final, después de los solos (impecables a todo esto) nos encontramos con un coro camuflado entre la melodía que de seguro será reproducido por el publico si es que incluyen este tema en las presentaciones. Este tema, sin lugar a dudas esta dentro de los puntos altos de este disco. “No Surrender” con un sonido mas comercial, un riff ganchero, imposible que desagrade, nos recuerda al Judas de esa época mas experimental, mas comercial del “Turbo” con una melodía y una estructura que hubiese funcionado muy bien como single radial. Ojo que pese a esa sensación que me da al escuchar este tema, no es para nada mala. A estas alturas, si los dioses del metal quieren sonar un poco más comerciales, se pueden dar ese lujo y por lo demás, lo hacen con categoría, categoría metal gods. El coro hacia al final, al menos para mí es exquisito.

 

“Lone Wolf” nos recuerda que ya solo queda un tema mas para terminar este viaje de los recuerdos y emociones a flor de piel. La guitarra del comienzo con un aire a un viejo western (no me pregunten por qué) que se transforma en un mid-tempo bastante entretenido donde todos se lucen de excelente forma, con harto Groove también con lo que demuestran que también saben asimilar otros estilos e incorporarlos en su sonido, simplemente una clase magistral de como sonar actuales sin sacrificar su sonido ni su propuesta.

 

Todo lo bueno tiene su gran final y “Sea of Red” se encarga de cerrar el disco de manera majestuosa, donde logra converger todo lo expuesto en este disco, toda la elegancia y maestría de Judas Priest en su máxima expresión. Con una guitarra acústica en plan balada del comienzo, que va in crescendo de a poco, conecta con la entrada de Halford en las voces de manera hermosa, no hay otra palabra para describir esto. Lo de Halford simplemente es sublime y vuelve a recordarnos, a sus ya 66 años, quien es el que merece llevar el apodo de “Metal God”, esta es una muestra clarísima y que a nadie le quepa duda.

 

El trabajo de la banda es simplemente increíble, musicalmente este tema es perfecto. Un poco antes de la mitad, la canción agarra mayor intensidad, justo para entrar en el coro y mantenernos elevados con la letra que dice “bow your head… sea of red”. Luego viene una sección intermedia con unos arreglos corales que calzan perfecto y entrando el turno de los solos es donde todo agarra otro nivel, ¡simplemente hermoso! Todo termina de sopetón y quedamos con gusto a poco, pese a ser 14 temas quedamos con las ganas de más.

 

Después de esta catedra del como hacer heavy metal, es que este disco es totalmente ubicable como lo mejor hecho después de “Painkiller”. Si, justo después de ese álbum, podríamos incluso hacer caso omiso de todo lo que hay entre medio y disfrutar estos discos de corrido. Es que “FIREPOWER” esta tan inspirado que se nos olvida todo lo demás. Yo me rindo a los pies de Judas Priest nuevamente y espero poder verlos nuevamente en vivo en esta gira, aunque el viejo de Tipton ya no pueda tocar en directo, su última contribución a la banda es simplemente de antología.

 

10 de 10 y posiblemente el disco del año, aunque aun nos resten 9 meses más.