Scott Weiland: A tres años de su inesperada partida.

2018-12-09 Dejar un comentario
Velvet Revolver

Scott Weiland junto a Slash en Velvet Revolver

Scott Weiland

 

Hace 3 años atrás despertábamos de una manera diferente y triste. Ese día 03 de diciembre nos dejaba el líder de Stone Temple Pilots y Velvet Revolver, Scott Weiland, quien tenía 48 años, mientras estaba de gira con su banda The Wildabouts.

 

En ese momento aún se desconocía la causa de su muerte, pero todos sospechábamos lo que podía ser y en cosa de horas se confirmó: Sobredosis.

 

Para los que no conocen, Weiland saltó a la fama en los años 90 por ser la voz de Stone Temple Pilots, reconocido por el tono áspero de su voz y recordado por sus interpretaciones en “Plush” o “Interestate Love Songs”.

 

Scott además de ser conocido y admirado, tenía su lado oscuro: Sus adicción a las drogas era su peor demonio. Tiempo después se sumó a la banda Velvet Revolver formada por ex miembros de Guns N’ Roses, Slash, Duff McKagan y Matt Sorum, pero fue expulsado seis años después debido a su mal comportamiento, debido a lo mencionado al inicio de este párrafo.

 

Alcohol, cocaína y MDA fue el coctel fatal que ingirió el cantante, según los resultados que arrojó la autopsia. Además de saber todo lo que ingirió Weiland, el cantante tenía problemas cardiacos y asma.

 

Weiland dejó dos hijos pequeños, Noah y Lucy, y su ex mujer, Mary Fosberg, quien fuera su esposa durante 7 años, en una carta habló largo y tendido sobre el fallecido cantante.

 

 

“Noah y Lucy perdieron a su padre hace años, lo que perdieron el 3 de diciembre fue la esperanza y por eso llamo a no glorificar la muerte de Scott” rezaba la carta.

“Mis hijos nunca buscaron la perfección de su padre, simplemente siguieron esperando un pequeño esfuerzo, si eres un padre que no hace un esfuerzo, todo lo que se te pide es que lo intentes con un poco más de ganas y no te rindas. Nuestras esperanzas por Scott han muerto, pero todavía hay esperanzas para otros”.

 

Una carta muy sobrecogedora y que no se aleja de la realidad que viven cientos de familias por el mundo. Y solo nos queda recordar su tormentoso paso por la vida.