Aniversario Frank’s White Canvas: 4 años pintando el lienzo

2018-09-04 Dejar un comentario

Frankswhitecanvas

Son las 8:35 pm del 31 de Agosto del 2018, y la fila que rodeaba la sala SCD Plaza Egaña comienza a moverse. Al entrar, una neblina habita en las alturas y de a poco las butacas tienen dueño. En el escenario, las guitarras estáticas, y en el fondo la palabra “EXIST” ve la ansiedad de la gente. La música de fondo son las claras influencias de Frank’s White Canvas. Canciones de My Chemical Romance, Placebo, Alter Bridge, Twenty One Pilots, entre otros, son las que entretienen al público antes de comenzar.

 

9:10 pm. Se apagan las luces al igual que una función de cine, y luces moradas, azules, blancas, rojas decoran la sala. Una melodía surge de la guitarra de Yeray Santos, y prepara la atmósfera para cuando Frank (combinación de ambos nombres de las integrantes) salga en escena. Karin Aguilera y Francisca Torés salen de ambos costados lentamente con unas especies de túnicas negras que combinan con el momento. Se miran fijamente, serias. Se detienen, y luego se evitan para tomar los instrumentos. Luego de un silencio, comienza a sonar Bullseye (de su EP del 2015 Intuition), la palabra EXIST del fondo se ilumina de rojo, y los aplausos junto con los gritos del público dan a conocer que una gran noche acaba de comenzar.

 

El ambiente es intenso. Tanto Karin como Francisca, se mantienen inquietas y van dejando toda su energía en el escenario. Moviéndose de un lado a otro, sacudiendo los brazos y contorsionando cada músculo creando una obra teatral con música para completar el viaje. Al terminar, y sin descanso alguno, las primeras notas de Hector hacen vibrar el pecho de cada asistente. Se podría decir que la calma llega con Grey Devenir, pero no es así. Los golpes bruscos de Pancha despiertan a cualquiera, y como si no fuera suficiente, se mantiene firme toda la canción. Toda la noche.

 

Image 2018 09 04

Hace unas semanas fuimos testigos de cómo la agrupación fue la gran ganadora de un concurso a nivel internacional para poder compartir escenario con grandes bandas como Depeche Mode, Artic Monkeys, Pearl Jam, entre otras, en el Mad Cool Festival, en Madrid. Luego de ser seleccionadas entre 1000 bandas, y quedar dentro de las 65, la gente tenía que votar por su preferida, quedando FWC como la gran ganadora.

 

Luego de su despedida en La Batuta, con un show intenso y especial, volver de su paso por Madrid, y hacer la previa con un show acústico en Disquería Chilena, FWC celebra sus 4 años de vida con toda su energía.

 

Pero volvamos al show.

 

Luego de dar las gracias, tocar un cover de Placebo (Teenage Angst), suenan las notas de lo que, a mi parecer, es el gran plato fuerte de la banda. Wake Up hipnotiza a cualquiera con una armoniosa intro que para los pelos en sus primeros segundos. Todos felices. Todos emocionados.

 

Y luego de otro cover, esta vez de Michael Jackson, con Beat it, Karin se toma un descanso para reflexionar sobre las relaciones. Y es aquí donde quiero detenerme porque no todos hacen esto. Quizás muchos solo presentan su canción, y dejan que el público capte los acordes vacíos. Karin y Pancha invitan a reflexionar sobre las relaciones tóxicas, cómo enfrentarlas y aprender de una vez por todas a querernos tal cual somos. De que muchas veces, nosotros no somos los culpables de arrastrar algo tan tormentoso, y no dejar que otra persona nos derribe, dejándonos sin ánimos de continuar. Suena Good Enough, y las luces hacen juego con las emociones que quedaron esparcidas con tal discurso. Todos compartiendo una sala llena de amor y paz.

 

Image 2018 09 04 (2)

De repente, Pancha entra con una guitarra acústica y se sientan en unos pisos enfrente de la gente. Las notas de Damage comienzan, y la melancolía junto con los labios apretados observan conmocionados al par de almas en acústico. Al terminar, hablan de que tienen una nueva canción. Dicen que no se la han mostrado a nadie y que quizás forme parte de su nuevo disco.

 

Habla de cuando estamos mal, y solamente necesitamos salir de casa y sentirnos como niños otra vez. De salir, refrescarse y luchar con nuestros demonios. “Esta canción se llama Play”. Se crea un momento más que personal. Tanto, que todas las personas en la sala, aunque sea por unos minutos, estuvieron conectadas entre sí. Porque estoy seguro, que todos nos hemos sentido así, y todos hemos necesitado salir, y jugar.

 

Fff

Luego, la canción más emotiva para muchos. Me incluyo. La canción que les hizo ganar el premio a mejor single en los Premios Escuchar 2018. Karin habla sobre como los animales forman un pilar en nuestra vida. Sobre como a veces pueden ser algo más que una simple mascota. Algo más íntimo y especial. Un amigo. Un compañero. Tuestady Morning comienza.

 

10:40 pm. Termina la canción, dan las gracias y salen del escenario. Después de unos y de un cambio de chaqueta, las guitarras y baquetas vuelven a sus dueños. Comienza Mad World y los aplausos marcan el ritmo. Y como si fuesen siameses, Secret Garden entra antes de que Mad World termine. Todos gritan. Todos aplauden. Es la favorita, ¿o la favorita son todas?

 

Sin duda uno de los momentos más emocionantes de la jornada, intensificada por el coro a capela del público, con una de las cancines más queridas. Frank suelta una expresión de alegría. Luego de terminar con todo, practicar una dinámica con el público, y dar las gracias nuevamente, suena la que será la última canción de la noche. Todos los saben, por lo que se ponen de pie nuevamente y corean Good Rebel con todo el corazón.

 

Image 2018 09 04 (1)

Al terminar, digno de una fiesta de cumpleaños, globos y serpentinas saltan desde arriba y rellenan la sala con emotividad. Aplausos sin parar, gritos y más aplausos. Una foto grupal con el público de fondo. Regalos, y más aplausos. Un evento que llevó semanas de preparación llegaba a su fin, y todos están más que conformes. Y obvio, con ganas de más.

 

Muchas bandas necesitan muchos años para lograr un poco de notoriedad. Muchas se rinden al ver que no son tomados en cuenta, o que no tienen las suficientes visitas en sus videos o canciones. Frank’s White Canvas es una banda joven. 4 años llevan mostrando su arte al mundo, y a pesar de que poseen un público muy de nicho, han dejado más que claro de lo que son capaces.  4 años pintando el lienzo con sueños hechos realidad, y demostrando que, con esfuerzo, dedicación y pasión, puedes marcar a mucha gente sin siquiera conocerlos. Su público tiene una conexión especial con la banda y con las canciones. Identifican con claridad las emociones incrustadas en ellas, y las valoran con la misma intensidad que sus autoras.  Es por esto y mucho más, que su nombre está comenzando a resonar en tantos corazones. Y no es para menos. Se lo merecen, y les damos las gracias por eso.

 

Sad